martes, 13 de abril de 2010

Una nota sobre la Ley de Memoria Histórica

Hace unos días recibí un correo electrónico: Una carta del Foro por la Memoria de Málaga, algo así como la asociación que representa al sector de IU en estos temas. Escribieron un mensaje genérico hablando sobre la "mal llamada" ley de Memoria Histórica que, con palabras de esta asociación, "no satisface a nadie excepto a los que la crearon". Seguí leyendo las sorprendentes declaraciones cuyo tono aumentó mi pesar. Dijeron, con sumo descaro, que la Ley coartaba "la libertad de poder exigir" y que el nombre de ley de Memoria debería ser cambiado por el de "ley de Desmemoria". Ante tales frases, un suspiro de consternación. ¿Por qué mentir innoblemente así? ¿Por qué desacreditar una ley que, aunque no es perfecta, tanto bien ha traído para muchas personas? ¿Es que no ha servido de nada? ¿No se ha hecho nada? ¿Nada en absoluto?

Pues bien, yo quisiera contestarle a estos demagogos despechados o, en todo caso, recordarle a más de uno aquí en Vélez que les recuerde a sus compañeros de Málaga que están muy equivocados, porque siempre habrá alguien que esté observando a través de un caleidoscopio y ni mucho menos se callará ante tales acusaciones.
Ley de Memoria Histórica en Vélez-Málaga se resume de este modo: 1- Un monumento conmemorativo a las víctimas de la carretera Málaga-Almería en Torre del Mar, 2- medalla de Oro a la asociación Foro por la Memoria local, 3- una placa en el cementerio con los nombres de los 224 fusilados durante la guerra civil, 4- la publicación de un libro sobre la guerra civil en el municipio, 5- la retirada de nombres de calles (aunque aún quede uno, el del señor Vivar) y monumentos que hagan referencia al franquismo y 6- la supresión de la medalla de oro a Franco que le otorgó el ayuntamiento en lo años 60. ¿Es suficiente? (Y esto sin hablar de las múltiples investigaciones, publicaciones y monumentos erigidos en otros pueblos de la Axarquía).

Basta ya de tanta desunión. No es culpa de nadie que a causa de la discordia de unos cuantos pseudo-líderes malagueños por el monopolio de este movimiento social estén pagando otros que han conseguido loables objetivos. Palabras de agradecimiento a estas personas que luchan desinteresadamente (como mi amigo Miguel Alba, coordinador de la asociación “contra el silencio y el olvido” o el Foro por la Memoria de Vélez) ya que han devuelto a docenas de familias un trocito de dignidad perdida años atrás.

Esto sí es la ley de la Memoria Histórica ¡Hay que seguir trabajando!

No hay comentarios:

Publicar un comentario