jueves, 6 de mayo de 2010

rito pagano


La Biblia dice “No tendrás otro Dios que a mí. No te harás esculturas ni imagen alguna de lo que hay en lo alto de los cielos, ni de lo que hay abajo sobre la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra. No te postrarás ante ella” (Éxodo. 20,4). Ante esto una pregunta: ¿Cómo es posible que saquen imágenes a la calle, se les rece o incluso asocien a Dios con otras figuras: Vírgenes, santos, apóstoles?

Los católicos se fundamentan en que las imágenes son adoradas como una representación de Dios y no como un “Ídolo” que tiene vida y poderes propios, idea ésta última que procede del paganismo. A continuación voy a desmigar la Historia y demostraré que las sagradas escrituras no permiten la Idolatría de iconos; por lo tanto, la Semana Santa es un rito pagano y contradictorio.

Antes que el cristianismo fuera una religión oficial no existía la veneración de imágenes. Los cristianos se refugiaban en catacumbas y, en secreto, esculpían o pintaban símbolos, alegoría o pasajes de la vida de Jesús. Tras el Edicto de Tesalónica (380), la iconografía tuvo una función teológico-gráfica de adoctrinamiento para hacer llegar fácilmente a los analfabetos la palabra de Dios. Con el Románico (s. XI) aparecen las primeras esculturas votivas, de madera o marfil, que sirvieron a su vez para reconducir el culto pagano a los ídolos que en muchos pueblos europeos, todavía en el año mil de nuestra era, prevalecían. No obstante, estas imágenes no eran veneradas en procesión tal y como hoy en día lo hacemos, sino que servían de adornos para los altares de la Iglesia.

Va a ver un suceso que hará cambiar el pensamiento eclesiástico en todo Occidente. A mediados del siglo XVI, Martín Lutero promueve la “Reforma Protestante” y debilita a la Iglesia católica. La reacción del Papa fue la “Contrarreforma” y España se convirtió en el principal bastión del Vaticano. Es entonces cuando las imágenes se van a sacar en procesión como símbolo de poder, de esa guerra de religiones. Aquí comenzó todo.

Así pues, las imágenes se convirtieron en ídolos. Esto se demuestra en los ritos que se observan alrededor de la Semana Santa. Pedimos salud o dinero cuando besamos los pies de un Cristo; requerimos la solución de una enfermedad con la “manda”, caminando descalzo o con los ojos vendados detrás del trono; tocamos el manto de la virgen como si en este ritual recibiéramos energías del mismo Dios.

Esta actitud es la misma que el chamán que le baila al dios árbol, el budista que coloca su petición escrita a los pies del Buda de la fortuna, el hindú que canta el Aarti. En fin, que nosotros también paganos y vamos en contra de nuestro propio dogma.

5 comentarios:

  1. Buen dia.Al leerte, lamento mucho que renieges asi de nuestra cultura, y del sentimiento de buena fe de tantas personas.No se reza al arbol o a la seda con la que se viste una imagen, sino a lo que representa, aun ser humano,Jesus,que solo predico el perdon,y a una mujer, Maria,que vio asesinar a su hijo por predicar el bien para la humanidad, etc etc.Pidieron Justicia y paz,y consagraron su vida a ello. Es para mi muy digno de alavanza, en el catolicismo o en otra religion, habida o por crear.No estoi tan instruida como tu. No entiendo de nombres o fechas. Cuando alguien esta desesperado se agarra a un clavo, reza, escribe etc.Es fe y esperanza, que se conservan hasta el ultimo segundo, que triste seria, no hacerlo.Por otra parte, se conservan oficios antiguos, como el de bordadora, etc, Es una estupenda fuente para el turismo y los negocios,.Los hermanos se reunen en las cofradias esperando el año siguiente. Esto es como todo.Yo me quedo con lo positivo. Salud y suerte

    ResponderEliminar
  2. Hola. Gracias por su opinión.

    En primer lugar, decirle que respeto todas las religiones. De hecho,estoy bautizado e hice la 1ª Comunión (por costumbre o cultura más que por convicción religiosa). Así que soy tan cristiano como cualquiera; en cierto modo igual que usted.

    No obstante, las enseñanzas univesitarias y, sobre todo, la crítica de los planteamientos religiosos (que partió de la base de mis ansias de conocimiento) me hicieron ver la cuestión desde otro punto de vista muy distinto.

    Reniego, sí, pero también comprendo que la gente necesita religiones para darle un sentido a la vida. Aunque yo, aunque parezca extraño, no lo necesito. Vivo el día a día siempre intentando soreir, siguiendo el dictámen de mi corazón, que por cierto es bastante bondadoso (según dicen)...Esa es mi religión: la religión de vivir alegremente...

    si se fija usted bien, el cristianismo es una religión pesimista; desde que se nace hasta que se muere se vive en pecado y tenemos que no caer en el pecado para no ir al infierno; nos confesamos, dudamos de nuestras acciones porque pueden repercutir en ese juicio divino... y todo esto crea muchísima tensión en lo cotidiano. Una lucha constante del Yo Interior por hacer el bien o el mal... pecar o no pecar... con fronteras entre ambos espacios que, a veces, resultan tan indivisibles.. ¿Qué es el bien o qué es el mal?...

    No merece la pena todo eso; ni custionárselo todos los días...
    ¡¡¡ Hay que vivir y dejar vivir !!!

    de todas formas, vuelvo a reiterar que respeto la Semana Santa y a los que adoran imágenes. Sólo era una opinión fundamentada en datos históricos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Celebro que se abra el debate sobre este tema, siempre candente y tan de actualidad en una ciudad como Vélez... No estoy de acuerdo sobre algunas cuestiones, como por ejemplo en el calificativo de pagana a esta celebración, o el pesimismo existencial de la religión cristiana.

    La veneración de imágenes se remonta siglos atrás como bien explicas con datos históricos, y aunque en un primer momento sea paradójico según las Escrituras, también hay que tener en consideración la evolución de la religión, de la Iglesia (o Iglesias) y las interpretaciones que deben hacerse de los escritos. Tampoco pienso que la imagen adquiera un carácter de idolatrización por parte del creyente, sino que éste la percibe como el reflejo, o elemento visible y tangible, de algo que respeta y en lo que puede refugiarse en momentos de debilidad personal.

    La lectura e interpretación de los escritos puede ser en sentido literal, moral, alegórica, ... Muchos pasajes podríamos citar textualmente y coincidir en las aberraciones que constituirían para el ser humano, tal y como la sociedad ha evolucionado.

    El principal objetivo de las procesiones de Semana Santa, según los estamentos religiosos, es dar culto público a las imágenes que REPRESENTAN la fe cristiana. No obstante, siempre defenderé el carácter popular e históricamente adquirido de tradición popular, más allá para muchos de su índole religioso.

    Es simplemente otro punto de vista, un abrazo

    ResponderEliminar
  4. hola. colega. Gracias por opinar.

    Refente a tu opinión, tengo una pregunta que hacerte. ¿Cómo interpretarías estos videos?

    el primero es el salto de la reja en el Rocío. El segundo, el traslado de los desamparados en Valencia; observa el minuto uno del segundo video, cuando alzan a un bebé entre la muchedumbre para que pueda tocar a la virgen (¿qué buscan estos fervorosos devotos?)....

    http://www.youtube.com/watch?v=NZg_skFYdZY

    http://www.youtube.com/watch?v=XbvIpcDU5gA&feature=related

    ResponderEliminar
  5. Respeto a los creyentes y sus opiniones y, de hacho, me gusta la semana santa (...escribo en minúscula a propósito...) porque forma parte de la cultura festiva en la que he crecido, pero estoy totalmente de acuerdo con el post. La polémica quizás venga, más que nada, por las connotaciones negativas del vocablo "pagano".
    Saludooos

    ResponderEliminar