viernes, 18 de junio de 2010

5 años de Memoria Histórica en la Axarquía. Quinta parte

Aprendí de aquello. Me endurecí. Comencé a escudriñar las piezas del rompecabezas. La cuestión era la siguiente: Yo no pertenecía a ningún partido político, ni nunca perteneceré, pese a que procedo de una familia de plumas, libros y yunques. Mi padre y mis hermanos son fervientes socialistas y a mi me tacharon incluso de fascista. Como en aquellas elecciones municipales los socialistas y comunistas se llevaban fatal, me convertí en su enemigo, o sea, me encontré en el punto de mira.

Hubo ocasiones en los que, a consecuencia de este factor, pensaba que estaba poniendo en un compromiso a la Asociación de Málaga. Por el contrario, Miguel Alba estaba de mi lado porqu me conocía bien; ellos habían actuado como se esperaba. Aunque nosotros les tendiésemos la mano, ellos buscarían la exclusividad, o sea, las medallas. Posteriormente nos lo demostraron otra vez.

2008. EL AÑO DE LA MEMORIA HISTÓRICA

Este año cerró un período que estaba durando ya cuatro. Tanto las Asociaciones como los Ayuntamientos se encontraban inmersos totalmente en actividades relacionadas con la Memoria Histórica. Cada cual organizaba sus propios eventos. Al mismo tiempo, los políticos estaban cada vez más concienciados hasta el punto de promover jornadas, charlas o exposiciones sobre el tema.

Seguidamente, en la Axarquía se realizaron en ese ciclo 8 trabajos de investigación, 6 placas conmemorativas, 3 documentales audiovisuales, 5 jornadas culturales y 5 publicaciones de gran relevancia.

ACTIVIDADES DE LA MEMORIA HISTÓRICA EN LA AXARQUÍA (2005-2008)

• Trabajos de investigación:
Periana, El Borge, Colmenar, Riogordo, Alfarnatejo (2005), Cútar, Alfarnate, Vélez-Málaga (2008), Almáchar (2009); todos, excepto el último realizados por el historiador Francisco Miguel González López.
Mapa de Fosas – Málaga - realizado por la investigadora Raquel Zugasti y Juan A. Valero.

• Placas-monolito en honor a las víctimas de la guerra:
El Borge, Riogordo, Colmenar, Alfarnate (placas-monolito), Torre del Mar (monumento conmemorativo) y Vélez-Málaga (esquela funeraria).

• Jornadas-charlas:
Organizadas por los Ayuntamientos de Sayalonga (sobre los guerrilleros), Torrox, Rincón de la Victoria, Colmenar, Vélez-Málaga (sobre Memoria Histórica y la Guerra Civil) y Torre del Mar (marcha-homenaje Carretera Málaga-Almería, organizada por el Foro por la Memoria).

• Edición de libros:
“República y Guerra Civil en la Axarquía. El caso de Colmenar”, por Francisco Miguel González López (Ayuntamiento de Colmenar. 2008)
“La Historia que nunca se contó. La represión durante la guerra civil en el Municipio de Vélez-Málaga”, por Francisco Miguel González López (Ayuntamiento de Vélez-Málaga)
“Carretera Málaga-Almería. Febrero de 1937”, por Jesús Majada Neila (Ayuntamiento de Vélez-Málaga)
“La II República en el municipio de Benagalbón” por Miguel Alba Trujillo (Ayuntamiento de Rincón de la Victoria, 2008)
“Historia de los Maquis. Entre dos fuegos”, por David Baird (Ayuntamiento de Frigiliana, 2008)
"Especial Memoria Hitórica y guerra civil". Revista Amigos de la Cultura. Vélez-Málaga

• Edición de artículos:
En el Diario de la Axarquía, 21 artículos (por el historiador Francisco Miguel González López. 2005).
En la revista de Amigos de la Cultura de Vélez-Málaga, 2 artículos (Lourdes Peláez y Francisco Miguel González. 2008).
En la revista del Ateneo del nuevo siglo, 1 artículo (Lourdes Peláez, 2008)

• Edición de documentos Audio-visuales:
Alfarnate y Cútar (documental donde recoge testimonios vivos, realizado por Leonor Jiménez)
Vélez-Málaga (documental sobre la marcha-homenaje, realizado por el Foro por la Memoria)

• Charlas en Institutos de Secundaria:
I.E.S. Reyes Católicos, I.E.S. María Zambrano y Centro del Profesorado de la Axarquía (2009, a cargo de Francisco Miguel González y Lourdes Peláez)
I.E.S. Jardins de puerta Oscura. 2008. Málaga (Francisco Miguel González).


La Memoria Histórica estaba en pleno auge. Se notaba a diario. Todos los días la televisión emitía programas o series históricas. El Canal Sur llegó a producir un interesante documental de ocho capítulos sobre la guerra civil en Andalucía, provincia por provincia.

En la capital malagueña las exhumaciones en San Rafael estaban muy avanzadas. A La Asociación “Contra el Silencio y el Olvido” le concedieron el mayor presupuesto estatal destinado a este fin. Firmó convenios de colaboración con distintas instituciones públicas y universitarias. Cada semana el nombre de Paco Espinosa aparecía en las noticias de los periódicos e incluso en los canales televisivos.

Poco después, el 27 de febrero del 2009, pese a las críticas, el Ayuntamiento de Málaga le concedió la medalla de oro por los méritos adquiridos.

A la sazón surgieron las primeras discordias. Las demás agrupaciones, que generalmente se encuadraban entorno a un partido o sindicato político, competían por los “laureles de la gloria”, o por el bien llamado “prestigio”.

Sin embargo, la Asociación de Paco les llevaba una abismal ventaja. Es más, a consecuencia de su fama se generó una especie de envidia o inquina contra él. El motivo de ellos sería largo de contar. Basta con imaginar, supongo, que las demás asociaciones deseaban alcanzar el mismo estatus.

Una de las directrices básicas de la Asociación “Contra el Silencio y el Olvido” es el apoliticismo. Se aparta de sectarismo, banderas y colores, centrándose en el compromiso, en conjunto con los familiares afectados, que las instituciones como representantes del pueblo tienen de conocer, reconocer y dignificar a los “olvidados” de la guerra.

Para ello, rechazar los “rencores históricos” ha sido, y lo es, una tarea importantísima. Me refiero a deconstruirnos. Como cuando quieres conocer algo, tienes que deconstruirlo, o sea, el proceso contrario de construir, pero mediante el análisis y de manera más o menos metódica. Creo que toda persona debería hacerlo en su vida, desarmar las capas y su propia estructura y prejuicios, para encontrar lo que esta debajo, lo que te hace funcionar, bien o mal.

Porque son esos mismos rencores los que mantienen aún con vida las viejas “heridas”. Hablo de la fragmentación de la Izquierda en España; de los lenguajes anacrónicos; de la falta de consenso común; del desbordamiento pasional de muchas personas que han perdido a un familiar y que lo extrapolan al seno de las asociaciones.

Todas estas cuestiones son herencia de un pasado quebrantado y éste no es el camino a seguir. Si no entendemos que aún persisten tópicos obsoletos e ideas erróneas sobre la guerra civil, si no vislumbramos más allá del Bien y del Mal, entonces caeremos en los mismos errores.

Desde el primer momento la Asociación tenía estos puntos claros, y esto le permitió conseguir sus objetivos.
De todas formas, se produjo una escisión profunda en el seno de la Asociación de Paco, generada por la campaña de despestigio que llevó a cabo uno de los miembros de la popia Junta, Rafi, ex compañera mío de investigación y persona un tanto extremista en sus modos de encauzar el movimiento para la recuperación de la Memoria Histórica. Ella y un grupo de semejantes "guerilleros" comenzaron una batalla, a mi modo de ver absurda y carente de fudamento, contra la Asociación. Hoy en día aún continúa su gesta, aunque con muy pocos seguidores, ya que si algo ha caracterizado ese movimiento, ha sido la diplomacia, factor que nunca tuvieron éstos. Y la diplomacia es un modo de acción poderosísima.

2 comentarios:

  1. Bien, amigo Chesko, el trabajo de síntesis visto tras 5 años te sitúa como una referencia clave en la historia de la Memoria en la Axarquía. Lo importante es que mantengas frescas las relaciones y ese clima de colaboración con tantos historiadores y gente sensible (Lourdes, Alba, Rodolfo, Baird, J. Franco...), e incluso algunos políticos sensatos que no abusan del esfuerzo de otros (más de lo imprescindible).

    La instrumentación política de todo signo de vida (inteligente, activa, racional, productiva) es un mal de la partitocracia en la que vivimos. Además el daño se acentúa, puesto que en el camino al bipartidismo que parecemos ir (como en todos los países occidentales habitables), tiene que desaparecer mucha bazofia, sobre todo lo que se llame comunismo, falangismo, y otras visiones totalitarias del siglo XIX, que ya en el XX fueron extinguiéndose. Por desgracia en nuestra ciudad el estalinismo se llama "marinismo-cabellismo", y morirán haciendo daño. Sobre todo es un contratiempo la resurreción que supone el pacto tripartito al inyectar euros a una camarilla de pesebreros que ya conocemos bien, y que utilizarán en la campaña próxima para mantener un par de ediles. Además, el discurso ideológico del gineceo de Karmela es muy popular y da votos. Que vamos a hacer.

    Te recuerdo que leo todos tus mails (como la mayoría son de libre expresión, más que responderte, admiro que coincidamos o diferamos en las ideas, y punto).
    En cuanto puedas, coge un colega que diseñe webs y convierte tu espacio en una página con un blog permanente. Todo el mundo debería leer algunas cosas que dices, y seguro que tienes a una decena de amigos que digamos, una vez al mes, te aporten columnillas de colaboración. Por supuesto, el tema central tiene que ser Axarquía: memoria del siglo XX, o algo así.
    He estado de examenes hasta ahora, pero como con Lourdes, podremos quedar ya desde hoy durante el largo verano: Talk & beer.

    Miguel Ángel

    ResponderEliminar
  2. ¿Fascista tú? Sorprendente me resultaría cuando menos.

    Interesante recapitulación y reflexión la tuya, amigo. Cuando falla la diplomacia revivimos los años bárbaros.

    ResponderEliminar