lunes, 5 de julio de 2010

Jaume Plensa, arte contemporáneo



Ayer estuve viendo un poco la televisión. No es normal que la encienda, pero admito que lo hago cuando me apetece. Solo que los únicos canales que veo suelen ser los de documentales, viajes o música. La2 se ha convertido, para mi gusto, en uno de las apuestas televisivas más modernas y atractivas. Ha dejado atrás las emisiones basura y lanza a diario espacios especializados en arte, música, política, sociedad, etc. Fue en este canal nacional donde vi el reportaje sobre la figura de Jaume Plensa.

Jaume Plensa nació en 1955 en Barcelona. Estudio en importantes escuelas de artes plásticas (Llotja, Sant Jordi) pero su técnica la aprendió paradójicamente en un taller de reparaciones mecánicas. Indaga en el volumen, el espacio y la tensión utilizando materiales innovadores como la resina, el cristal, el hierro, las luces y el sonido.

También ha realizado decoraciones para la compañía de teatro La Fura dels Baus. Incluso se destaca como dibujante y grabador.

En el reportaje este señor dijo algunas frases que me gustaron mucho y, ahora, os pienso recordar. Es verdad que a través del arte el individuo se expresa en todas sus escalas, aunque Jaume dice que "los artistas abren su corazón con el arte. Pero con él sólo muestran una porción. Si te juzgan por lo que has hecho creyendo que lo saben todo, que juzguen", por lo tanto una persona es aún más ámplio que eso.

Después, mientras realizaba una composición escultórica basada en soldar letras de todos los idiomas creando con ellas la figura de un ser humano en posición fetal, dice: "aspiramos a tener un lenguaje universal. No sabemos aún que siempre lo hemos tenido y ese es el arte. El arte es un lenguaje universal y donde quiera que estés, puedes expresarte". Es esta obra superpone consonantes y vocales griegas, árabes, inglesas, orientales, etc. Como la figura tiene varios metros de altura, puedes entrar en el interior y observar desde dentro, desde ese contenedor que es el individuo y observar el mundo desde los ojos del arte.

Jaume ha expuesto varias veces en las más importantes galerías de arte de Nueva York (la capital del arte mundial porque sencillamente allí existe una clase social alta demandante). En éste último expuso tres cabezas a gran escala representando tres razas de hombre, las cuales emergen sobre un lecho de cantos rodados de mármol. Al respecto dice: "la obra forma un todo, digamos como la humanidad. Piedras y cabezas son una totalidad en la obra, pero cada piedra es única y distinta a las demás, y eso es lo que refleja: el individualismo".

La frase más paradigmática del documental tuvo mucho que ver con mi manera de pensar. Jaume afirmó que la diversidad enriquece a las personas. "si tu eres diferente a mi, piensas diferente y vives diferente, tienes algo nuevo con lo que podría aprender y la otra persona, al mismo tiempo, aprender de mi". Esto se puede extrapolar a todos los ámbitos de la vida, sobre todo a la cultura.

Por último, Jaume está preparando un concierto de gotas jamás creado con percusiones y patillos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario