domingo, 19 de septiembre de 2010

Debate de sobremesa: Taurinos Vs. Antitaurinos


Actualidad. Decreto votado por la Generalitat catalana. 2 de junio de 2010. 68 votos a favor, 55 en contra y 9 abstenciones. Se acaba de abolir la Tauromaquia. No habrá más corridas de toros en Cataluña nunca jamás.

¿Qué supone esta ley en el panorama nacional? ¿Ha marcado un hito histórico? ¿Habrá un antes y un después a este decretazo?

Existe un largo y tendido debate, tan en boga a día de doy, con relación a la prohibición de las corridas de toros. Así que tendríamos que empezar por investigar el significado cultural del mundo del toreo y su evolución a lo largo de la Historia de España para, al menos, poder llegar a una verdad más o menos objetiva.

El toro ha formado parte de la cultura mediterránea desde tiempos inmemoriales. Ya en la Antigüedad, especialmente en la cultura greco-latina, este animal, icono de divinidades, fue protagonista de celebraciones festivas. Nos han llegado claros testimonios arqueológicos; frescos y cerámicas con representaciones de acróbatas saltando sobre los lomos del animal. Desafortunadamente no tenemos apenas testimonios escritos sobre la forma en que se libraban aquellas ceremonias.


Famoso fresco del Templo de Cnosos (Creta). Civilización minoica. 1700 a. C.


Hay que remontarse a la Edad Media para conocer los primeros vestigios culturales.

En el sur de Francia (Burdeos, las Landas, Arles – Gascuña) la tauromaquia consistía en juegos en el que se corrían y se sorteaban el toro, generalmente a caballo, pero casi nunca se lo hacía sufrir como en el caso que nos atañe. Además, hay que matizar que estas celebraciones eran propias de nobles y de reyes, y nunca de la clase llana. En el siglo XVI se corría al toro camargués al estilo provenzal.

En Portugal, la evolución del mundo taurino es análoga a la española, con la excepción de que en 1836 se prohibió la corrida de muerte y se estableció el “embolado de los cuernos”.

En España, las fiestas de toros estuvieron vinculadas, allá en los albores de la Edad Moderna, con victorias bélicas, bodas reales o festividades patronímicas. Se hacían los encierros de varas, predecesores del rejoneo, donde la nobleza a caballo lanceaba al toro hasta darle la muerte. Se sabe que en aquellas primitivas corridas los fieros bos taurus solían matar con sus afilados cuernos a más de media docena de caballos en una tarde.

La lidia del toro, con sus correspondientes “suertes” o tres tercios, no nació hasta el siglo XVIII, cuando se crearon oficialmente todas las reglas que han permanecido hasta nuestros días. Además, los protagonistas ya no serán nobles caballeros, sino “matatoros” del populacho que iban prestando sus servicios de pueblo en pueblo en las fiestas locales. Sin embargo, surgieron dos tipos contrapuestos de tauromaquia. La andaluza, cuyas reglas son iguales a las actuales y en el que la “suerte” acababa con la muerte del toro, y la vasconavarra, en el cual se saltaba y recortaba al animal sin hacerle sufrir.



Corrida en Benamente, siglo XVI, en honor a Felipe el Hermoso

Considerando toda esta información, habría que añadir lo siguiente: Las corridas de toros, desde que nació como espectáculo moderno (s. XVIII), han sido objeto de críticas. No es nuevo que ahora, tras el decretazo catalán, sea un asunto recurrente. De todas formas, como más adelante observaréis, algo se está removiendo en la conciencia colectiva española.

Algunos reyes (Felipe V, Carlos III, Carlos IV), papas (Pío V, Gregorio XIII) e intelectuales (Jovellanos, Unamuno) intentaron prohibir la “Fiesta Nacional” o estuvieron en contra porque lo consideraban indigno, además de peligroso, y propio de una sociedad atrasada. Incluso el filósofo Ortega y Gasset llegó a afirmar que si conocemos el mundo del toreo, sabremos los secretos de la sociedad española, tan distinta (yo añadiría tan arcaica) al resto de Europa. Por otro lado, han existido desde siempre fieles defensores por considerar la tauromaquia como parte fundamental de nuestra cultura.

De este modo, admiración o rechazo acompañan a este rito, incluso en la actualidad con el surgimiento de asociaciones y partidos políticos en contra de la tauromaquia.

Ahora bien, vayamos al grano del asunto, es decir, lo que taurinos y antitaurinos argumentan para defender su posición. La cuestión se centra en el proceso de la lidia, si es necesario que el animal sea martirizado mediante lanzadas, banderillas y estocadas, si el toro sufre o no. Una vez explicado, llegaremos a una conclusión.

Los Pro-taurinos dicen:

- Las corridas de toros son parte indisoluble de nuestra cultura tradicional, y no podemos abolirla porque acabaríamos con lo que consideran como un “arte” ancestral.

- Es una Institución que da cuantiosos puestos de trabajo. Según ellos, existen 17.000 festejos taurinos, en 5.000 pueblos y ciudades. 200.000 familias viven de ello, siendo un fenómeno de masas.

- Defienden que los toros, animal-fósil viviente, se extinguirían si se prohibiesen las corridas.

- Recurso medioambiental: Las dehesas, lugar donde nacen y crecen los toros, son baluartes únicos de gran valor ecológico. Sin corridas de toros no habría toros, ni dehesas, y desaparecería este genuino ecosistema.

- Sin los tercios (de varas, de banderillas y de muerte) el rito no tiene sentido.

- Los tercios son necesarios para lidiar el toro, lo que explica que sin ellos la bravura y fiereza del animal serían ilimitadas y nadie podría torearlo.

Los Antitaurinos dicen:

- La cultura de los toros está ligada a la España “vieja y negra”, símbolo del franquismo, por lo tanto su abolición sería un punto a favor en el progreso idiosincrático del país.

- Desde diferentes sectores, se critica la inversión con dinero público en tales festividades taurinas (sólo en el 2008 se estima que casi 600 millones de euros, en parte procedentes de los fondos europeos destinados a la ganadería). Por otro lado, según la encuesta promovida por la empresa Gallup, en el 2006 sólo un 26% estaba a favor de las corridas de toros y la cifra sigue bajando, ya que la concienciación para la protección de los animales es cada vez mayor.

- Niegan que si se prohibiesen las corridas, el toro llegará a extinguirse. Con unas leyes de protección idóneas, el toro sería una especie autóctona protegida, además de salvaguardar su hábitat, las dehesas, las cuales serían protegidas como cualquier otro parque natural.

- Están en contra del martirio que recibe el toro durante la lidia porque supone un enorme sufrimiento para el animal, considerado como una forma de tortura.

Evitando caer en tópicos y argumentos extremos (animalismo radical o fervor nacional-taurino), la cuestión deriva, como podemos ver, en un amplísimo abanico de puntos vistas y posturas, todas ellas igualmente respetables.

En mi opinión:

Comprendo a los que consideran los toros un símbolo de identificación con nuestra cultura, pero también comprendo a los que opinan que se trata de un rito bárbaro y sangriento (en una ocasión fui a una novillada con mi padre y se me revolvió el estómago de ver el trato sanguinario que le daban al pobre animal, así como consideré algo absolutamente inoportuno que los toreros se jueguen la vida enfrentándose al toro). Comprendo que la empresa taurina ofrezca muchos puestos de trabajo; pero también comprendo que si ese dinero se invirtiese en otros campos (como la enseñanza, la agricultura o la ganadería en sí), seguro que los resultados serían mucho más positivos.

No estoy de acuerdo es con el argumento medioambiental. Sin duda la preservación del toro y de la dehesa, si se aplicasen leyes justas, sería una realidad fidedigna.

En cierto modo, la realidad del debate se resume en lo siguiente: los Taurinos y Antitaurinos representan la eterna lucha entre lo viejo y lo nuevo, entre lo estático y lo cambiante, entre reacción y progreso. La sociedad, en especial el ser humano, se encuentra sometida a continuos cambios y evoluciones. Sin duda, esto ha generado, desde que tuvimos uso de razón, luchas internas, yo diría de conciencia, entre lo viejo y lo nuevo. España ha sido un país muy reaccionario ante los cambios, pero ahora está cambiando inevitablemente. Sus gentes, cada vez en mayor número, están adquiriendo una especial sensibilidad por la vida y la muerte (ya sea animal o humana). Esta sensibilización y respeto hacia la vida en general, sobre todo cuando somos conscientes de que los animales también sufren como nosotros, es el pilar que soporta este debate.

Me gusta la ceremonia que rodea la lidia: los pomposos trajes, los gestos del matador, la música, el colorido albero de la plaza, la sacralización de los tercios; todo me parece una hermosa obra de teatro. Pero rechazo el sufrimiento que se le inflingen al animal.

La cuestión es, si se aboliese la parte que corresponde al castigo, ¿las corridas de toros serían lo mismo?

No, creo que no. Pero, sin embargo, pienso que habría otro toreo diferente, otro tipo de rito menos sangriento y, sobre todo, más humano Quizás, porque la violencia que rodea a la lidia, a mi entender, es un ejemplo de la violencia cultural que los españoles hemos tenido a lo largo de nuestro pasado turbulento, precisamente por eso, deberíamos de darnos cuenta de ello y, por lo tanto, promover un cambio.


Fuentes

http://www.elartetaurino.com/

http://es.wikipedia.org/wiki/Tauromaquia

http://www.artehistoria.jcyl.es/

14 comentarios:

  1. El hecho es que en España hay toros desde hace siglos, que es una tradición típicamente española, que ha sido exportada a sudamérica, y que también se realizan lidias en el sur de Francia.
    Los toros, o la crueldad con los animales no tienen portque ser sinónimo de sociedad atrasada culturalmente, economicamente o en cualquier otro sentido, simplemente es sinónimo de sociedad que tolera tradiciones crueles con respecto a los animales.
    Como ejemplo, te pongo la antigua Roma, la sociedad más avanzada de su época en todos los sentidos, y sin embargo, en el centro de su capital tenían un anfiteatro donde no solo se mataba a animales, sino que se presenciaban verdaderas carnicerías entre gladiadores. Desde un punto de vista actual está claro que los antiguos romanos no eran respetuosos con los derechos de los animales (ni tenían noción de qué pudieran ser los derechos humanos), pero no se puede criticar a una sociedad como atrasada por el simple hecho de que conserve tradiciones que incluyan maltratro a los animales,sin aclarar en qué sentido atrasada. ¿Atrasada frente a Europa? Pues sí, nosotros no tenemos en nuestra tradición dos guerras mundiales como Alemania y un genocidio de 6 M de habitantes, que son los hitos fundamentales de la historia de esta nación, la más desarrollada de Europa en estos momentos. Y EEUU pues nada, aparte del neocolonialismo cultural, cuentasn en su haber con una tampoco desdeñable carrera militarista: Vietnam, los conflictos a la sombra de la guerra fría, Panamá, las guerras del golfo..., pero claro ahora nos vienen las progres alemanas y sobre norteamericanas a protestar a Pamplona, y a desnudarse en plena calle, que es la mejor forma de conseguir publicidad en las noticias de este país, y los españolitos progres se ponen a darles la razón, porque claro pobres toros, cuánto sufren. Como si fueran los únicos animales que sufren a manos del hombre. ¿O es que es "más humano" lo que sucede todos los días en los mataderos con los ternerillos, los cerdos, los pollos, etc. etc?
    Anda y que tire la primera piedra quien no haya comido en su vida un bocado de carne de ternera, (Que haberlos haylos, pero son de esos que van vestidos de azafran cantando mantras a no sé qué Dios, y para los que las vacas son seres sagrados, y no la endeble progresía pseudo intelectual que tenemos en este país, cuyos argumentos no soportan ni el más superficial de los análisis.

    No me extiendo más, Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Considero que las corridas de toros para nada deberian considerarse fiesta o cultura, se trata de un rito cruel y despiadado que va en contra de todos los valores y principìos que tanto ostentamos los seres humanos, definitivamente esta crueldad sangrienta solo es bien concebida por quienes sufren de trastornos mentales y patologias muy comunes en personas crueles sin sentim ientos que sonb capaces de torturar y matar animales indefensos, que diferente seria el mundo si todas las personas que no tenemos estas patologias podamos unir esfuersos y erradicar de raiz no solo la mal llamada cultura sino tambien y con mucha ncrueldad a todos aquellos que sufren de este averrante rito mal llamado tauromaquia

      Eliminar
  2. me parece muy bien tu opinión. Aunque debería matizarte que el ganado se mata en un matadero (zona privada) para fines alimenicios; y no se hace objeto público de morboso entretenimiento (como el caso de los toros), además de proceder a darle un montón de lanzadas y estocadas y, encima, grabado por cámaras de televisión.

    Con respecto a las guerras mundiales de los países occidentales... nosotros entre 1850 y 1900 tuvimos más de 30 golpes de estado y un montón de guerras civiles. Y la guerra civil del 36 fue el culmen de esa gran lucha entre los que desean que la sociedad cambie y los que no....

    ésta es la clave. Cuando hay gente que no tolera un hecho concreto, y desea cambiarlo, y los que permanecen sujetos a lo anterior, a las tradiciones...

    Creo que deberíamos de transformar (no digo eliminar) algunas de nuestras tradiciones, aunque sea una labor difícil...porque los cambios son iguales a regeneración.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Superchaplin, leyendo tu último comentario, me surgen varias preguntas:
    ¿Qué es lo malo que en la lidia se mate a los toros, o que la muerte de un animal se considere un espectáculo, o ambas cosas, porque la muerte se hace sin que haya una finalidad alimentaria? ¿Solo es ético matar animales cuando se saca un provecho alimentario de ello?

    Respecto a la primera pregunta, en mi opinión, lo importante es que se mata al toro haciéndole sufrir, y no que se grave o se festeje como un fiesta, salvo claro que lo que estemos es rasgándonos las vestiduras, no por proteger al pobre toro, sino por criticar una tradición española, con lo de moda que eso está en algunas regiones del norte de nuestra "piel de toro", en alguna de la cual se ha llegado incluso a prohibir la fiesta. ¿Acaso es atrasada culturalmente la pintura de Picasso, que refleja influencias taurinas en todo su recorrido? ¿Acaso es atrasado un escritor tan poco sospechoso de pertenecer a la España negra fascistoide y caciquil con que se intenta identificar el mundo de los toros, como Ernest Hemingway, amante de los toros y a la vez simpatizante de la causa republicana durante la guerra civil?

    Y hablando de guerras civiles y tal, a ver si nos creemos que el único país en el que ha habido una guerra civil ha sido en España, que sí que es la nuestra, vale, pero decir que en España hay dos bandos, uno el que quiere que las cosas cambien y otro el de los que no, y que los dos bandos se enfrentaron en la guerra civil, es una verdad de perogrullo. En toda guerra, sea civil o no civil, hay dos bandos, que se enfrentan por unos motivos, unos los que la inician quieren que algo cambie, y los otros intentan que el status quo anterior se mantenga. Eso, aquí y en todas partes antes y después. Por tanto, los españoles no somos más o menos cainitas, que cualquier otro lugar del planeta, porque no hay lugar en la tierra en la que no haya gente con poder, y gente sin poder intentando obtenerlo, sean estos o aquellos los que quieren que las cosas cambien o no. por tanto eso de las dos Españas es un topicazo como una catedral parea aplicar a la historia de España, algo que podría emplearse en el análisis de la historia de cualquier país.

    Respecto al tema de que si se mata un animal para conseguir carne, entonces el hecho de matar es ético o más ético, opino que si se mata para comer un animal sin que haya necesidad de comer, entonces la muerte es igual de ética o poco ética, que si el motivo de la muerte no fuese alimentarse. Por otro lado, el toreo tiene una finalidad claramente alimenticia, tanto de forma directa como indirecta, por un lado, la carne de toro de lidia se consume, y por otro lado resulta innegalble que los toreros y una multitud de personas ligadas profesionalmente al mundo del toreo, viven del mismo, dependen del mismo para ganarse su sustento.

    Respecto a la necesidad del cambio, pues claro que hay cosas que cambiar, pero no cambiar por cambiarlas, sino por que es necesario mejorarlas. Y ahora, en vez de cambiar algunas muy necesarias nos ponemos a debatir sobre una tradición histórica, que no hay necesidad de cambiarla. Que vaya quien quiera, y quien no quiera que no vaya, y todo el mundo a gusto. Anda y que cambien el sistema judicial lento y por ello injusto que tiene el país, las normas de elección de los vocales CGPJ, que reformen la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, para que no se den escandalosas componendas a la hora de nombrar los políticos a los Magistrados, y sobre todo que por favor acometan de una vez los tan cacareados Cambios en el Modelo Productivo del País, que de toros ya hablaremos luego ...

    Un Saludo, y perdona el ladrillo

    ResponderEliminar
  4. querido lector

    nuevamente le agradezco su opinión.

    No obstante, con su permiso, debo hacerle una apreciación con respecto a su última intervención.

    En primer lugar, tanto Picasso como Hemingway fueron hombres de su tiempo, con valores construídos en función de sus bases y vivencias contemporáneas. Que Hemingway fuera republicano es un hecho nimio que nada tiene que ver con este tema (le recuerdo que muchísimos republicanos fusilados eran fervientes católicos practicantes), así que comparar a un republicano amante de los toros es, un tópico, y por consiguiente, usted ha caído también en un topicazo. En cuanto a Picasso... Bueno, él se había criado en Málaga y era un artista con fuertes influencias tradiconales... pero esa no es la cuestión (se podría abrir otro debate sobre esto)

    En segundo lugar, yo no he dicho que en España haya "dos bandos" como usted pretende adjudicarme. Y menos en relación a las dos Españas de los colores y banderas del 36. He dicho que, por si usted no lo ha captado, en todas las sociedades existe una lucha interna entre lo que permanece estáteico y lo que quiere cambiar (y en esta cuestión de los toros está pasando lo mismo). Y esto se puede extrapolar a todos los ámbitos de la vida: la política, la economía, la vida cotidiana, etc.

    Como ejemplo le diré que cuando en la Baja Edad Media los Teólogos seguían amparándose en la idea de que la tierra era cuadrada, aún teniendo un montón de pruebas científicas, hubo un debate eterno en el que la Iglesia no se privó de pasar por la hoguera a más de un cartógrafo. Se tardó varios lustros en producirse el cambio hasta que ya no les quedó más remedio que aprobar que la tierra era redonda. .... Pues esto es un ejemplo, de tantos, de esa lucha... De hecho, le expuse la guerra del 36 como ejemplo básico para comprender que las sociedades siempre están en constante cambio...

    Y en el último punto, está claro que al final de la lidia el toro se descuartiza y se consume. Pero antes se ha hecho uso del espectáculo que para muchos resulta sangriento y morboso (no se si usted conoce el caso de Alhaurín el Grande -Málaga- de este año en el que los mozos del pueblo mataron cruelmente a palos al toro en uno de estos festejos).

    Los toros son una tradición.. pero la cuestión es si habría necesidad o no, de transformarla. A mi entender, las tradiciones son parte del pilar de una sociedad; pero siempre hay que saber criticar y cambiar aspectos, porque eso es fuente de regeneración... de cambio, digamos que para bien de la propia sociedad

    ResponderEliminar
  5. Corrección:
    1- los teólogos seguían amparándose en la idea de que la tierra era "plana", en vez de "cuadrada".

    2- la Iglesia no se privó de pasar por la hoguera a más de un "astrónomo", en vez cartógrafo

    ResponderEliminar
  6. alucino leyendo.....es simple;hay que ser...anormal,psicópata,retrasado,deficiente mental(ojo no digo ninguna palabra malsonante)para que alguien defienda el mundo taurino en 2012,es así de simple,ni tengo estudios ni me hace falta hablar de nazis,guerras y pintores ya enterrados....es así de simple,no es normal,y menos normal es defenderlo

    ResponderEliminar
  7. Querido "anónimo":
    Perdone por contestarle de este modo pero no tiene usted el derecho de insultar a nadie porque de ese modo nos muestra su nivel cultural cognitivista que posee. No me hable de si es normal o no es normal algo cuando usted de repente entra en el foro "alucinando" e insultando sin ton ni son; igual el problema de este país es gente como usted que lo único que quieren es ir en contra de la sociedad. Pues ánimo, siga adelante con ese nivel de educación que nos ha mostrado, ¡enhorabuena!
    Disculpe por el texto, que igual es demasiado para que usted pueda leerlo

    ResponderEliminar
  8. If I were a bull, I would rather die in a bullfight than in the slaughter house. I would feed humans anyway, so. I would think.. Well, bullfight bulls live at least 4 years, while the slaughter house would kill me at 800 days old. Besides, I would have a nice audience who really admires my performance and strength, and, of course, the chance to kick some balls before getting killed.

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo en mucho de lo que se dice, a mi en lo personal es algo que me gusta, pero podrían ponerse de acuerdo ambas partes, con tal de que no desaparezca, y considerar las peleas de gallos, la caceria y la charrería ( es un circo ), entonces reflexionar como se mata todo lo que la humanidad consume para alimentarse y me refiero a todo si a esas vamos, todo se muere, vivimos en un mundo vitalmente finito, asi deberíamos comer seres vivos hasta que se mueran de viejos, después de leer todas las razones que esgrimen para que ningún ser vivo sufra, vacas,pollos, conejos, puercos, peces, etc... y las plantas no son seres vivos también, y los animales de laboratorio conejillos de indias para usarlos para probar medicinas para salvar o curar a la raza humana, de que se trata toda esta palabrería sin meditar a fondo e integralmente toda esta cuestión. Y termino mi comentario que los manifestantes también lo hagan contra laboratorios experimentales, fiesta de charrería, torneos de pez vela, palenques, etc..., no solo contra los taurinos, mejor respeten, no agredan y hagan una ley amplia que abarque todo esto, eso si tendría peso pero que abarque todo y quiero ver hasta donde llega esto. (serán más papistas que el PAPA)

    ResponderEliminar
  10. Me gusta la tauromaquia, y no por eso se me puede tachar con algún adjetivo, aunque lo digan, digo que si hay razones en algunas cosas que se dicen y deberián ponerse de acuerdo en llegar a algún punto para que esto continue, puede haber renovación, pero debe ser integral no solo contra la actividad taurina, vamos más al fondo de todo esto que puede aplicarse a la cacería, la pesca, las peleas de gallos. de perros y más, los laboaratorios que usan animales como conejillos de indias para hacer pruebas de medicamentos para salvar o curar vidas humanas, inclusive el circo de la charrería, y si vemos un poco más alla los rastros, el criar pollos, chicos, cerdos, reses para matarlas lo más rápido posible para alimentar al mundo, si con esa óptica vemos deberíamos comer animales hasta que se mueran de viejos, para que no sufran, y si somos tan sensibles las plantas y hortalizas, también son seres vivos, que sembramos para después arrancarlas de la tierra, en lugar de agredir a la gente que libremente va a ver una corrida de toros, esto se acabaría si no fueran a las corridas, pero obvio no van a dejar de ir son muchos años que existen, esto se debe resolver con leyes o acuerdos pero que sean integrales tomando en cuenta todas las actividades en las que se abuse de los seres vivos, y no con agresiones entre humanos con diferente punto de vista, solo con razones y acuerdos que emita una autoridad para que se respeten, pero que sea para toda actividad que exista abuso del ser vivo, todos estaríamos de acuerdo y de plano no ser más "papistas que el Papa", veo el punto de vista es muy corto, medítenlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es muy simple si te gusta la tauromaquia eres una persona con problemas mentales, deberias visitar un psiquiatra, en lo personal me gustaria conocerte personalmente para hacerte lo mismo que le hacen a un toro en una corrida, eso si seia un verdadero espectaculo.

      Eliminar
  11. Estimado anónimo, si eres de España, muchos de tus ancestros, desde padres, abuelos, bisabuelos etc, gustaban de los toros como algo tradicional y popular, por lo tanto eran personas con problemas mentales según tu infantil raciocinio.
    Los ingleses, norteamericanos y varios paises europeos han perpetrado genocidios, abusos y torturas a muchas poblaciones indefensas; y lo siguen haciendo por petróleo, oro, uranio, cobre y lo que sea de su interés. Bombardeos a poblaciones de mujeres, ancianos y niños en Siria, agfanistán, Irak etc. Si te crees tan machito para amenazarme desde el anonimato, "anónimo", que por algo te lo pusiste, te recomiendo que le hagas lo mismo que hacen a cualquier norteamericano, inglés que se te cruce, a ver si eres tan hombrecito cara a cara. La pose y el snob con la moda de los "animalitos" promovida por el poder mundial como distractivo a sus actividades criminales te las comiste como buen tonto que eres, borrego del pensamiento ajeno.
    Te sugiero que te cambies el "anónimo" por "tonto y cobarde", te cae más a pelo.

    ResponderEliminar
  12. Yo en ningún momento he insultado a nadie y creo que me merezco el mismo trato. Cada persona tiene un punto de vista diferente. Yo no me considero ni un machito ni nada por el estilo, simplemente veo y admiro algo que me gusta, y si a usted no le parece bien pues que no mire hacia este sentido. Me siento orgullosa de ser ESPAÑOLA. Cada uno tiene sus gustos y preferencias y comprendo lo que puedas llegar a opinar de la tauromaquia, pero creo que no es comparable la vida de un toro con la de una persona. No entiendo vuestro afán por terminar con la tauromaquia, usted solo contempla como se les clava unas banderillas y una espada a un toro en una plaza y ya lo ve usted un abuso. Es un arte que usted no puede llegar a comprender pero al igual que a usted por ejemplo no le gusta la tauromaquia ni es capaz de sentir nada, yo tampoco siento nada cuando escucho ópera por ejemplo, y no venga diciendo que no es lo mismo..., que en la tauromaquia se mata un pobre animal indefenso..., siempre es lo mismo, siempre utiliza el mismo argumento. La vida de un toro no es comparable con la de ningún otro animal, un toro de lidia está específicamente criado para ser lidiado, y no se crea que yo voy a una plaza a reírme de como matan a un toro, me rio y disfruto y me emociono por ver como se defiende un toro, como lucha por su vida, como muestra coraje y valentía, y como muestra ese ímpetu que caracteriza a un toro, eso es lo que verdaderamente me emociona, saber que aún queda coraje en un mundo de cobardes, porque aquí en España el toro bravo es el REY. Yo, ni mucho menos intento hacerme cambiar de opinión, simplemente pido un poco de respeto por lo que me gusta, ya que yo a usted lo respeto. Agradezco su comentario y agradezco que dé su opinión ya que todos estamos en nuestro derecho, pero por favor, creo que no me merezco tantos insultos.

    ResponderEliminar