lunes, 6 de septiembre de 2010

Regreso a lo cotidianidad

Todo lo bueno dura más bien poco. Se acabaron las vacaciones y regreso a la insípida contidianidad. Atrás quedaron treinta y tantos días de experiencias inolvidables, sabrosas epopeyas y aventuras por doquier. Sí. Regreso con los niños de la Escuela-Taller. Además, continúo escribiendo en este Blog. Las teclas y las yemas de mis dedos son imanes que se atraen repiqueteando a un ritmo frenético. Tengo tanto que contarle al viento...

Mientras, disfrutad de las siguientes instantáneas, símbolo del verano que, paso a paso, va menguando. Aún podemos disrutar del sol o el mar; de este clima tan benigno, el que tiene Málaga.







No hay comentarios:

Publicar un comentario