viernes, 25 de febrero de 2011

carta de amor desenamorada

Un día te levantas y te das cuenta que la burbuja que te rodea ha explotado en millones de trozos irreparables. Bienvenido a la realidad, te dice una voz desde el interior del alma. La inocencia, el gusto por la vida, el entusiasmo, la felicidad, se vuelven extraños. Si cuando antes solías guardarlos como oro en paño, como un tesoro atrapado en ámbar, ahora se escapan igual que si fuera el viento, lejos, muy lejos, hacia un horizonte indeterminado. Te asomas a la orilla de un río y ves tu propio reflejo, menos que una figura que no consigues reconocer. Yo era un chiquillo que miraba a las estrellas, buscando respuestas existenciales, consigues afirmar. ¿Qué ha pasado? ¿Quién soy? Te echas tierra encima, martirizándote con insignificantes supercherías propias de un ser débil y desengañado. Yo solía escribir cartas de amor, creer en amores platónicos, amar de forma ciega... me destrozaba poquito a poco entre arañazos injustificados y azotes inconsciente. Sí. Así era yo, escatimo.

Entonces, saltas al vacío. Deseas morir, hundirte en la oscuridad, para desaparecer de la faz de la tierra. Pero no lo consigues y, en vez de ello, renaces como aquella ave Fénix de sus propias cenizas. Renaces distinto y ya nunca será igual. Algo ha cambiado dentro de ti, no eres el mismo. Todo lo ves de otro color. Incluso respiras de distinta manera. Renaces como otra persona totalmente nueva.

¿Quién te ha cambiado? La vida. ¿Por qué has cambiado? Pregúntaselo a la vida. ¿En qué has cambiado? En todo y en nada.

Aceptas que la vida está llena de esclavitud, de infelicidad y de pesimismo. Mientras más tiempo pasamos a la deriva de los días, mayor es nuestra pesadumbre.

Sin embargo, hace tiempo que rompí con las reglas y, como una vez me dijo una elfa, puede que produzca frustración a los que me rodean, pese a que yo nunca pido nada a cambio, ni busco segundas intenciones, ni quiero nada. Solamente saborear la vida... esa cosa que aún no comprendemos.

9 comentarios:

  1. Sí, "esa cosa que aun no comprendemos" ni comprenderemos nunca porque no estamos hechos para comprenderla. Y eso da igual y no. El misterio insondable que perseguiremos mientras vivamos. Celebro tu optimismo en este texto y que lo compartas con los demás.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. wo tu wont wo yu wont tu show


    Candy, una amante del buen lenguaje

    ResponderEliminar
  3. Solo porque hayas dejado de creer en un amor puro y basicamente todos los ideales falsos que te han implantado desde pequenio,no siginifica que no puedas seguir viviendo a tu manera acorde a tus ideales.Puede que aquello lleve sufrimiento pero...

    "No siempre el camino correcto es el mas facil".

    Solo porque los demas no sepan reconocer lo que es moralmente incorrecto no significa que tu debas ignorarlo tambien.En esta vida se tu mismo y desarrolla tu personalidad,tu propio "yo",como a ti te gustaria ser y que le den a los demas.

    De hecho la respuesta esta dentro de nosotros mismos.

    No se trata de desilusiones: nunca abandones a lo que mas has amado hasta ahora y lo que te ha mantenido con vida.No te dejes corromper.

    Sigue siendote fiel a ti mismo,pues no hay nada peor que autoanalizarse en el espejo y no reconocer a la persona que te esta mirando,que imita tus gestos y tu mirada de confundido.

    No seas uno mas.

    El mundo carece de almas especiales.

    De almas que viven contra la corriente.

    De almas que piensan.

    Y pese a que las estrellas no te den respuestas a preguntas existenciales que nadie ha sido capaz de responder hasta ahora,no les quita la belleza,la sabiduria y la edad del universo.

    De una forma u otra todo es una unidad y se completa,aunque tu no puedas darle una explicacion logica.

    Formamos parte de un plan,y no somos capaces de conformarnos conque las explicaciones son demasiado complicadas para nuestro pensamiento.


    Mira dentro de ti,quizas encuentres una respuesta.


    Perdona la falta de tildes y "enies",la verdad es que una se cansa de los portatiles britanicos.

    Un saludo de parte de tu conciencia =P.

    xxx

    ResponderEliminar
  4. Bonita explicación anónimo anterior,aunque parece sacado de una novela de la Nueva Era (Paulo Coelho & company).

    Con respecto a tu comentario, me gustaría responderte a varias cuestiones:

    - No es fácil (por no decir casi imposible) vivir exento del sistema, cuando nos han formado, moldeado y reconstruido desde que nacemos hasta que tenemos uso de razón. Por eso, hagas lo que hagas, siempre llevarás el sayo que te compara con los demás, por muy excéntrico que seas. Es más, es este sistema, o lo que conlleva vivir en él, - o la vida misma -lo que te corrompe y destruye tus ideales, tu inocencia, tu esencia pura. Por eso, cuando rompes las reglas, cuando te "deconstruyes", no siempre eres aceptado y la gente que hay a tu alrededor sufre o te rechaza... A eso me refería básicamente.

    - Lo moralmente incorrecto no existe. Cada uno es libre de hacer lo que quiera siempre que respete a los demás. Incluso en caso contrario, lo cuestionamos porque, si nos adecuamos a tu tesitura de que "pertenecemos a un todo", cada cultura del mundo, de las miles que hay, ve el universo de diferente manera y sus costumbres cambian las unas de las otras. ¿Qué es la moral? ¿Qué es bueno y qué es malo? Pues resulta que no hay un varómetro exacto para ello. Así que lo único que nos quedaría es mantener la esencia del "individualismo", siempre influenciado por el sistema. La respuesta está fuera y dentro, no lo olvides. Un viaje a un país en guerra puede que ambie tus conceptos de la vida. Una persona que acabas de conocer también; una situación in extremis, por supuesto que influye tu personalidad.

    - No creo que formemos parte de "un plan". Eso me suena a filosofía metafísica de la "new age". Simplemente creo que existen fuerzas, llamémosle del universo, en continuo cambio, confluyendo todas de forma caótica y desmadrada. Pero, de hecho, tampoco me preocupa. Pensar que qué será o qué es o quién es o cómo fue, me importa un pito. Eso se lo dejo a los que tienen tiempo para amargarse la existencia. Yo solo quiero vivir... humildemente.

    - Te perdono las faltas y las tildes. Tienes coartada. Sin embargo, al menos, nos gustaría saber de dónde nos escribes. ¿Islas Británicas quizá?

    ResponderEliminar
  5. Te conocí con esa magia, enamorado del amor; aún guardo algunas de tus rimas de aquella época. Estruja la vida, saborea cada uno de sus momentos.
    Siéntete libre, vuela alto, respira tranquilo, pero no pierdas nunca esa magia que (quizá en mi recuerdo) te caracteriza.
    Yo persigo la coherencia, sí mi coherencia: una alineación de lo que siento, lo que pienso y lo que hago y no es fácil conseguirlo.Si ademas de todo, tuviera que pensar en la repercusión de mis actos en cada una de las personas que me rodean no viviría mi vida.Y ésta es la cuestión vivir cada uno su vida dentro de su propia coherencia.

    ResponderEliminar
  6. Pero aunque cambiemos, como reflejas en el segundo párrafo, ¿no crees que sigue quedando en el interior lo más importante de nosotros? Lo que nos caracteriza, nuestra esencia... Porque en realidad lo que se transforma nos es más que nuestra forma de ver el mundo, de vivir nuestra vida.

    ResponderEliminar
  7. Cuando cambiamos, nos queda nuestro ego mil veces acribillado a balazos. Jamás volveremos a ser los inocentes que fuimos

    ResponderEliminar
  8. A veces las cosas florecen, a veces no. A veces la vida es dura, a veces es facil. A veces la gente es fuerte, a veces es debil. A veces llegas donde quieres ir, a veces te quedas en el camino. Tao Te Ching.

    ResponderEliminar
  9. "Cuando cambiamos, nos queda nuestro ego mil veces acribillado a balazos. Jamás volveremos a ser los inocentes que fuimos."

    En eso estoy completamente de acuerdo contigo.......
    Cuando un día despertamos y nos damos cuenta que no somos la misma persona que se acostó la noche anterior sientes una sensación de vacio y desesperación profunda, ahí es cuando te percatas que jamás volverás a ser el mismo.
    Eso nos pasa a todos, en algún momento de nuestra vida. En ocasiones logramos madurar, en otras nos dejan tan terriblemente dañados que jamás por mucho tiempo que pase lograremos ser ni la sombra de lo que fuimos.
    Así es la vida.......logramos avanzar, anclamos y continuamos; el perdón no se le niega a nadie, pero la confianza......jamás se recuepera.
    Y esa es la terrible realidad....aprender a confiar de nuevo, yo tengo claro , que moriré en el intento.

    ResponderEliminar