lunes, 12 de septiembre de 2011

ARMA DE DISTRACCIÓN MASIVA






En un mundo dominado por las tecnologías, la Televisión es la herramienta de control total.

Aunque también usamos tecnologías como los PDA´s, Tablets PC, móviles 3G, portátiles, con todo incluido y a la carta; estos soportes no dejan de ser herramientas de control, de localización, de manipulación mental. Los utilizamos en el trabajo, en el desayuno, en el almuerzo, en la cena, durante el tiempo libre, incluso durmiendo. Nos hemos vuelto esclavos de ellos, y no podemos vivir sin ellos (para los que estén acostumbrado a usarlos a diario, si se os estropea el ordenador o se os va Internet durante unos días, ¿es cierto que parece que os falta el oxigeno para respirar? ¿o no?). Supuestamente están hechas para facilitar mayor comodidad y ventaja en las tareas cotidianas. Esto, sin embargo, es la punta del iceberg de la verdadera intencionalidad de las nuevas tecnologías.

En cuanto a la televisión, los medios de comunicación dominan al hombre, moldean el comportamiento, oprimen la conciencia, ejecutan órdenes (mensajes subliminales), distraen y eliminan cualquier pensamiento crítico. La televisión es una tecnología nociva, inculca las normas del sistema mundial: el neocapitalismo. El canon de belleza, la forma de vivir, lo que está bien y lo que está mal, son algunas de las imposiciones a que nos someten inconscientemente: desde el preciso instante en el que un niño de 3 años comprende el funcionamiento de un mando a distancia.

El ser humano usa la televisión las 24 horas. En ella ve todo tipo de programas para mantener las mentes ocupadas, ofuscadas, aletargadas. Hay espacios heterogéneos: cocina, bricolaje, prensa del corazón, erotismo, "reality show", noticieros, documentales… Pero todos estos espacios muestran una realidad distorsionada, manipulada por los poderes supranacionales (las castas empresariales). Y es que la humanidad bebe cada vez más de ciertos roles implantados por estos poderes: el consumismo, el conformismo, el éxito en la vida (el sueño americano), la fama, el lujo, el sexo banal, el materialismo… tras unas directrices de control absoluto, ultraconsumistas, sin que haya tiempo para la crítica o la reflexión: vivimos en un mundo feliz donde nos creemos todo lo que nos dicta la televisión, donde nos dejamos llevar por las modas que salen en la pequeña pantalla, donde inventamos y reinventamos días de consumismo atroz, donde nos dicen qué debemos hacer, cómo debemos pensar y cuándo debemos reaccionar ante las injusticias: según les convenga.

En un futuro próximo las tecnologías estarán vinculadas a la clase social pudiente, mientras mejor y más numeroso sean los "aparatejos", mayor reconocimiento social tendrán, así como mayor integración en el grupo. Las personas non-gratas serán las que carecezcan de ellas. Dentro de poco, bajo pretextos de calidad de vida o para implantar algún nuevo orden en el mercado, los Gobiernos promulgarán leyes con las que obligarán a los ciudadanos a comprar tecnología, y sufrirán fuertes sanciones los que se nieguen a tenerlas, convirtiéndose en un excluido del sistema. Ya se están viendo algunos síntomas de esta fiebre teconológica; pues es raro tratar con una persona que no tenga móvil o no se deje llevar por el influjo de las redes sociales (facebook, twitter, tuenti, etc.). En todo caso, esta persona será vista como un extraño.

Bienvenido a la Era de las pantallas táctiles y del cristal líquido...

4 comentarios:

  1. McLuhan decía que cuanta más información haya que procesar, menos se sabrá y eso es lo que nos pasa hoy en día: estamos sobreexpuestos a los medios y no nos enteramos ni de la mitad.

    En cuanto a la televisión en particular, se trata de "educación de las preferencias" que decía Becker: convivir continuamente expuestos a la televisión sirve para que nuestra realidad acabe determinada por ella, que controle nuestras preferencias y gustos y que la cultura se reduzca a la mínima expresión. Gracias a la televisión somos animales pasivos que viven en una realidad mediática como si fuera real, pero como estamos tan entretenidos...

    Si no lo has leído: "El malentendido. Cómo nos educan los medios" va sobre todo eso :-)

    Silv,

    ResponderEliminar
  2. Aparte de que me flipa como escribes pequeño.... que razón tienes!! La verdad que personalmente hace q no veo TV desde casi dos años... y no la echo en falta... pero si soy de las que se queda sin internet.. no 3 dias... 1 hora... me vuelvo loca!! estamos enganchados.. es otra droga mas... y la manipulación esta a la orden del dia!

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que un gran problema asociado a las nuevas tecnologías es que primero se usan y luego, a veces y si conviene se aprende a usarlas, y luego en la minoria de los casos se enseña a usarlas.

    Es triste porque como herramienta tienen muchas posibilidades, sobretodo por la accesibilidad a la información y a la comunicación. (Como la tele, si se hiciera bien)

    El mayor problema es que en este mundo consumista no nos interesan las tecnologías como herramienta sino como moda. ¿No tienes un iphone, una blackberry o un cacharro de estos? entonces no estás a la moda y punto , aunque no tengas ni idea de como usar el cacharro, si quieres estar IN o ser COOL o todas esas soplapolleces (con perdón de la expresión) tienes que ir con tu cacharrito por delante

    Y de todo este consumo si que tiene buena parte de culpa la televisión, que bajo mi punto de vista es un medio obsoleto, con poca programación buena e inflada de publicidad con la que volvemos a lo mismo

    En absoluto se equivocaba Huxley con su soma, era algo parecido a las modas, la publicidad y la televisión

    ResponderEliminar
  4. Buenas, me alegro mucho de leerte de nuevo. Me has recordado al articulo sobre la Semana Santa. <No entiendo como alguien de tu inteligencia y sensivilidad, es incapaz de encontrar alguna ventaja en un medio por el cual se llega a tantos millones de personas. Creo que lo que esta mal es el uso que quienes lo dirigen le dan. Has olvidado el mundial de futbol? La alegria de la gente? Somos libres de tenerla o no, y de encenderla o no y elegir el canal. Como en casi todo, elegir. Saludos.

    ResponderEliminar