miércoles, 22 de agosto de 2012

Eso es todo, amigos




Tras un año dejándonos la piel por un proyecto musical en el cual, al principio, creímos ciegamente, abandonamos el oscuro camino de la mendacidad; despertamos de la pesadilla paranoica de aquel embaucador recalcitrante y oportunista, que con sus clichés pre-fabricados nos había sugestionado en un mundo de perpetua falsedad. Atrás quedaron nuestros errores, superados por la experiencia vivida, mientras que a día de hoy regresamos a la senda de la perseverancia, del sufrido trabajo de un músico.

No queremos saber nada más de aquel "visionario" obseso. Pasamos página. Pero, no obstante, admitimos que hemos aprendido de todos esos momentos, algunos buenos, otros muy malos. Hemos aprendido algo tan básico como que nunca más permitiremos que nadie coarte nuestra libertad de expresión, que nadie vuelva a transfigurar nuestras ideas; nadie podrá jamás jugar con nuestras ilusiones (y con nuestro bolsillo)

Ahora resurgimos como el ave Fénix, de las cenizas de la decepción, para convertirnos en aquello que siempre soñamos: hace falta tan poco para que una persona sea feliz. Algunos músicos no buscamos la fama, no deseamos riquezas o el estrellato. Nos basta con contar buenas historias sobre la vida misma, porque estamos hartos de tanto pseudo-melómano que aspira a convertirse en un nuevo Brian Epstein sometiendo a los ingenuos a la ambigüedad del mercado. Nos conformamos con tocar canciones propias en cualquier Bar donde la gente vaya a disfrutar de la música en directo. Ser uno mismo, sin máscaras, sin trajes de seda, y tocar con el corazón, con el alma que fluye libre de cadenas y reclama por las injusticias. Beber una copa de locura y deslumbrar bajo los efectos del narcótico del amor. Saltar al vacío sin miedo a caer.  

Hemos vuelto a nacer; hemos vuelto a sentir la luz de Apolo. Tenemos motivos para contar otra buena historia...

1 comentario:

  1. No esperaba menos de ti.
    "Venderse" no parece tu estilo...y aunque existen magos q son capaces d hacerte ver en su bola d cristal...como tu futuro te viste d oro...hay q frotarla bien y ver tambien q dejaste en ese lapsus d tiempo.
    Llegaste a tiempo d recoger todos los valores q se te iban cayendo al andar tan deprisa...
    Felicidades...retroceder, recuperar, reaccionar, resurgir...son acciones vitales para alguien q se llama "Librepensador".
    De corazon, enhorabuena, ahora si encontraste...de nuevo, la salida del laberinto.
    Un beso.

    ResponderEliminar