martes, 2 de abril de 2013

¡Esto es veleznable!




A raíz de ciertos comentarios escritos en Facebook con relación a una expresión ideada por el que suscribe y que publiqué no hace mucho en la suscitada red social, me he visto en la obligación de redactar el presente artículo, para que no haya ningún género de dudas sobre cuál es el significado de la controvertida frase - ¡esto es “veleznable”! -.

Pues bien, en primer lugar pido disculpas a quien se haya sentido ofendido puesto que no fue mi intención faltar al respeto de mi querido pueblo. No sería justo, ni mucho menos lógico, despotricar a la tierra que me vio nacer, donde están mis raíces y donde algún día reposarán mis restos, si el destino así lo quiere. Tampoco pretendía humillar las esencias patrias que algunos de vosotros habéis utilizado como estandarte de vuestros argumentos. Es cierto que lanzar una expresión así, sin explicar absolutamente nada y aparentemente descontextualizada, en un espacio tan polémico como es Facebook, podría suceder –como así ha sucedido– que os sintáis animosos y prestos a defender la “patria chica” con uñas y dientes. 

“veleznable” podría parecerse al adjetivo “deleznable”, que tiene cuatro significados, según la RAE: 1- Despreciable, de poco valor. 2- Poco durable, inconsistente, de poca resistencia. 3- Que se rompe, disgrega o deshace fácilmente, y 4- que se desliza y resbala con mucha facilidad. Cuando enlacé ambas palabras, en ningún momento quise compáralo con estos sentidos. La raíz es “Vélez”. El sufijo es “-able”, cuya función es la de formar adjetivos derivados de verbos que expresan "capacidad para recibir la acción" o, en otras palabras, “que puede ser, que es capaz”.

Escrito quedaría así “velez-nable”. Existen más de mil palabras en la lengua castellana con el sufijo    “-able” al final. Es más, existen un montón de adjetivos que acaban en “-nable” como “calcinable”, “razonable”, “refrenable”, “sanable”, “sancionable”, “sobornable”, “venable” y un largo etcétera. 

El efecto provocado ha sido el esperado. Algunos de vosotros habéis interpretado la expresión de forma particular; y esto dice mucho de uno mismo, no solo por las connotaciones negativas o reaccionarias que habéis vertido con vuestras opiniones. Esto me ha dado pie a pensar que verdaderamente la conciencia de un pueblo es tan sagrada como la religión, la política o la familia. Para mí, siguen siendo respetables todas vuestros argumentos. En todo caso, estoy convencido de que lo comprenderéis.

-¡Esto es “veleznable”!- significa exactamente esto. Los veleños somos así. ¿O no?... muy pero que muy veleños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario