miércoles, 31 de julio de 2013

¿Qué piensan los extranjeros de los españoles?

A los estudiantes de Erasmus, aquí en el Reino Unido, les regalan un libro-guía sobre las costumbres y la cultura del país al cual se van a estudiar por unos meses, por si hubiese un choque cultural, que siempre suele pasar en estos casos. La editorial Kuperard tiene una colección de librito bajo el nombre de "culture smart!". En el libro sobre España pude leer lo siguiente, páginas 62-63, "living the moment":

Los españoles son confiados, personas abiertas, con un entusiasmo por la vida y por vivir cada momento, que llega a ser contagioso. Ellos te invitan a algún lugar porque ellos realmente quieren que tu vayas. Ellos no quieren que te vayas a casa porque todos vosotros estáis pasándolo en grande. ¿A quién le importa mañana? Ahora es lo importante. Mientras haya un buen tiempo por haber, nadie abandonará. La noche se alarga hasta la mañana, ¡y tú tomas el desayuno antes de irte a casa! Tú necesitarás aguante aquí, especialmente si están en época de festejos. La gente se quedará despierta toda la noche, bebiendo y bailando, y luego una ducha y para el trabajo. Si hay tiempo, consiguen dormir una breve siesta para prepararse para la próxima noche. En Andalucía, nunca se toman la última copa, mejor alguien sugerirá la penúltima. Esto da como resultado mucho ruido. En 1990, el 44% de las calles de Madrid tuvieron continuos ruidos por encima del radio considerado tolerable por la Organización de Salud Mundial. Las motocicletas rugían alrededor, los cláxons se tocaban todo el tiempo. En los bares las coversaciones de los clientes se escuchaban más altas que incluso los equipos de música y las televisiones de los locales. La gente española tiende a gritar. Todo el mundo quiere que su opinión sea oída y el español es una lengua de sonidos ásperos. En el libro de Victor Pritchett "The Spanish Temper" dice que el castellano está por encima de todas las lenguas que sugieren masculinidad, o en todo caso es más adecuado para la voz masculina que para la voz femenina la cual, en España, choca uno por su carencia de melodía. Si tu quieres practicar tu español, no hables en voz baja, o no podrías ser oído (...) Los españoles no parecen ser capaces de parar de hablar por mucho tiempo. Parece que todo lo que pasa por sus mentes sale por sus bocas. No hay tiempo para descansar aquí, y ellos se sienten incómodos en el silencio.

En la página 64, título "formas", continua diciendo:

Los españoles suelen ser bastante formales hasta que ellos se presentan. Después de esto, las reglas se relajan. Una vez que seas considerado como un amigo, serás tratado de una forma cálida y familiar, y las formas amables no serán necesarias ya. Como es el caso en muchos otros países, encontrarás que las formas de las generaciones más viejas son algo más formales y las distancias deben ser mantenidas. Las mujeres saludan a los hombres con dos besos, uno en cada mejilla. Los hombres se estrechan la mano y se dan un abrazo, si son amigos cercanos, dándose golpecitos en la espalda. Ellos te cogeran del brazo a menudo para enfatizar un chiste o un punto. Podrían ser considerados descorteses y rudos, porque "gracias" o "por favor", considerados por los británicos como una formalidad diaria, son innecesarios y son pensados como excesivos entre amigos cercanos y familiares (...) Los españoles son los maestros de los "piropos" para sus amigo y  para los transeúntes. En los mercados los vendedores se dirigen a las mujeres con palabras como "princesas" o "reina", y en la calle los hombres no esconden sus opiniones sobre las siluetas de las mujeres. Una forma muchas veces oída es "Hola guapa". Acepta el piropo con una sonrisa y sigue el camino...        

9 comentarios:

  1. Los españoles nunca dormimos, yo misma llevo tres días de fiesta y luego yendo al trabajo sin dormir, además entro como gato que trepa ollas en mi oficina y no doy ni los buenos días. Pongo la música a to lo que da y nos ponemos todos a bailar en el trabajo, corre la cerveza mientras gritamos enloquecidos y contamos chistes sin parar...

    Sin comentarios

    Por esa regla de tres podría yo decir que los checos son unos borrachos que se encierran en bares con música a to cebolla a bailar y beber cerveza por litros y que cuando sales a la calle te invitan a pizza y te persiguen por las calles haciendo eses mientras te dicen cosas ininteligibles (claro eso es lo que me paso a mí una noche en Praga, es esa la realidad de los checos?)

    Es cierto que los españoles somos gente alegre, que nos gusta la fiesta , y cuando estamos de fiesta probablemente hablemos muy alto y no nos importe mañana, lo que no quiere decir que todos los días de nuestra vida estemos de parranda.

    Y por supuesto en mi vida diaria utilizo constantemente gracias y por favor y muchas otras formas de cortesía.

    Es una visión muy sesgada de los españoles, probablemente la escribió un chico/a erasmus que se limitó a pasar sus noches de fiesta en España y poco más conoció de la amplia cultura de este país

    ResponderEliminar
  2. Desde mi punto de vista, y tras 6 meses viviendo en Escocia (y no unos días como algunos), es cierto que aquí existen unos roles de comportamiento, sobre todo en el trato diario entre personas, que en España brillan por su ausencia. Aquí la palabra "sorry" y "thank you" son las más usadas al cabo del día. Sobre la educación, podría decir que los británicos son super educados, silenciosos, respetan las colas en una parada de bus o en un supermercado, poquísimas veces se escucha un cláxon de coche por las carreteras y no suelen verse algarabías o griteríos por las calles. También, aunque te hayan introducido a un británico, puede que pasen meses o años antes de que haya confianza entre ambos y se puedas hacer bromas con él. Es diferente Elba.
    Pero son respecto a las juergas, esto es lo mismo aquí que en Pekín, solo que en el Reino Unido los Pubs cierran a las 1 de la madrugada, las discotecas cierran a las 3 y en invierno a las 4 es ya noche cerrada... simplemente es una diferencia de horarios, lo que significa que son iguales de borrachos (o incluso más diría yo por el tiempo que tardan en beberse las pintas de cerveza, 5 o 6 por cada hora) y son tan juerguistas como nosotros...
    No puedo decirte más, pero este libro explica las diferencias con respecto a su opinió de los españoles... es un punto de vista, bastante acertado, de cómo nos ven ellos...

    ResponderEliminar
  3. No os olvidéis de cuando vienen a Lloret de Mar, Salou y montones de sitios en donde beben hasta que pierden la razón, los papeles y hasta esa educación de la que hablan.
    Nunca en la prensa he leído que un Español haya muerto haciendo balconing. M.J

    ResponderEliminar
  4. jajajajaja
    ME PARECE GENIAL!!!!!!
    Somos BASICAMENTE LOS MEJORES, sabemos lo que es vivir el momento y sacarle el máximo partido a cada INSTANTE de nuestra miserable existencia por eso nos eligen todos ellos, por la alegría de vivir que llevamos impresa en nuestro ADN.
    Claro que tomamos rápidamente confianza y esa es la que nos hace dar nuestra propia vida si fuera necesaria por una COLEGA aunque lo conozcamos de hace tan solo dos días, le abrimos las puertas de nuestras casas y de nuestras vidas los hacemos sentirse UNO MAS y eso...eso es al fin y al cabo lo que todo ser humano quiere, sentirse alguien querido e importante para los demás.

    ResponderEliminar
  5. Pues no estoy muy de acuerdo, Super Chaplin. Creo que alguien es verdaderamente educado cuando demuestra esa educación principalmente fuera de su casa. Tú puedes ser correcto y educado en tu ambiente y mostrarte como un verdadero macarra fuera de él. Eso es lo que les pasa a los británicos en España: cuando llegan se comportan como trogloditas irrespetuosos y salvajes. Francamente eso no es de ser súper educados y silenciosos, es más bien de ser todo lo contrario. Aquí sufrimos su lado más desagradable, mientras que en su tierra son exqusitos en su coportamiento. Eso es de ser lo peor...

    ResponderEliminar
  6. Un verano cuando estaba en la ESO unos chicos de UK hicieron intercambios con una clase de mi instituto. Pude conocer a algunos de ellos y por el territorio escolar eran bastante educados. La verdad es que ellos se fueron con una imagen de España mucho mejor que la que tenían...
    El problema llegó cuando se produjo otro intercambio con unos franceses. Me acuerdo que alguien le preguntó que qué le parecía España o qué pensaba de ella. Y solo dijo "Mucha fiesta, alcohol barato y libertad" Esa era la imagen que tenían de España, fiesta y desmadre. Y venían básicamente a eso, a dejar de ser unas "señoritas" y liarla aquí. A algunas las pillaron haciendo un par de felaciones a sus chicos y llegando a casa con un pedo al borde de un coma etílico. Todo muy elegante y correcto sí señor.
    Por último en Bachillerato vinieron unos suecos. ¡¡¡Éstos eran Divinos!!! Los chicos eran más serios, pero cuando se soltaron llegaron a ser muy divertidos. A las chicas suecas las trataron como a unas reinas y todos se fueron entre lágrimas de despidas y recuerdos maravillosos con una imagen de España encantadora. Vinieron para aprender de verdad lo que es nuestra cultura y no para vivir un desmadre. Les encantaban los vestidos coloridos de flamencas, la gastronomía, el buen tiempo, su gente, sus lugares. ¡Todos nos hicimos grandes amigos!

    ResponderEliminar
  7. He encontrado este post que habla precisamente de esto, de lo que hacemos los españoles cuando salimos al extranjero. ¿Os parece que se puede aplicar a la gente que viaja esporádicamente? No a los que viajan de manera habitual o incluso han emigrado.

    http://blog.goeuro.es/10-topicos-turista-espanol/

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Los españoles tienen algo maravilloso y es que se ríen de si mismo.Ojalá aprendiéraos eso en Argentina, donde somos crueles y prejuicios y nos encanta reirnos de los demás...

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que no me esperaba que terminaría dejando un comentario... Bueno, llevo un mes aproximado tratando con un Español, y la verdad el es muy divertido, carismático, siempre hace lo imposible por hacerme reír, no he pisado su país, y el tampoco ha pisado el mío que es República Dominicana, pero aunque sea por Net mantenemos una comunicación muy fuerte, al poco tiempo de conocernos ya había agarrado una confianza que siendo sincera me era difícil ya que soy muy silenciosa y tranquila, raro no? Encontrarte a un Dominicano tranquilo.... Pero bueno, para ser una comunicación a larga distancia y que la hora no ayuda mucho, el trata de hacerse sentir, mi punto es que hay personas que los juzgan sin conocerlos, me ha tocado conocer el loquillo como suelo decirle... Pero como dijeron en el comentario anterior, son personas maravillosas que se burlan de ellos mismos, y no solo en Argentina hacen faltas personas así, también en mi país.

    Saludos desde Rep. Dom.

    ResponderEliminar