sábado, 16 de noviembre de 2013

Cristiano Ronaldo y la sabiduría del mediocre


Hemos llegado a un punto en el que tendemos a venerar a esos esperpentos mediáticos de la televisión, falsos profetas del nuevo siglo, cuyas doctrinas se basan en guiones ridículos de películas hollywoodienses, en rastrojos obsoletos de la religión cristiana y, sobre todo, en el oscurantismo más mordaz que se conoce. No importa que sean políticos petulantes, tertulianos de la prensa rosa o super-estrellas de fútbol. 

Pero, desgraciadamente, esto siempre ha sido así, en mayor o menor medida.

Durante el siglo XIX dimos un salto de gigantes. La mayoría de la humanidad consiguió la emancipación cultural y, poco a poco, pudimos alcanzar el conocimiento, que desde tiempos inmemoriales había pertenecido a una pequeña élite social.

En este contexto, el conocimiento y la  cultura suponen una panacea para la ignorancia crónica y consentida por el sistema; la cultura a la que aludo trata del individuo como sujeto cognoscente inserto en un grupo, de cuyo entorno se transfieren valores, pautas sociales, conocimientos, sabiduría y pensamiento crítico. 

El hecho es que, en pleno siglo XXI, nosotros, el conjunto de la humanidad (al menos en los países occidentales), estamos sufriendo un proceso de control y manipulación tan rápido y efectivo que apenas lo percibimos. Se da lugar mediante las tecnologías, la televisión, las redes sociales, los ordenadores, los iphones, etc. Todos estos instrumentos tecnológicos son mecanismos que sirven supuestamente para unirnos más, para aumentar el bienestar, pero también, para sirven para confundirnos. 

El acceso a estas tecnologías es sumamente fácil; a través de ellas podemos ver una película, jugar a un videojuego de carácter bélico, manipular una fotografía, enviar a miles de personas - y en el acto - un evento social, gastar el tiempo distrayéndonos con partidos de fútbol o programas del corazón e incluso comprar desde casa. ¡Esto es maravilloso! 

No obstante, casi nadie se ha parado a pensar, digamos que a hacer un esfuerzo interior, en examinar qué tipo de información fluye a través de estos soportes. Y es en esta fase cuando el individuo adquiere una conciencia sumisa, dócil y desvirtuada de la realidad. Todos quieren ser el personaje de una película de acción o la modelo pija de un programa de televisión, tener la casa de un futbolista y vivir como el famoso de las discotecas que sale en youtube; nos moldean lentamente, desde que somos bebés y durante la infancia, con esos dibujitos animados y esas series de colegiales de postín, que expresan valores ocultos sobre la competitividad, el triunfo o el consumismo desenfrenado.

 Vivimos, en otras palabras, en la era bufa de las chinchorrerías; la era de Cristiano Ronaldo y la sabiduría del mediocre.

      

1 comentario:

  1. Sigues convencido de que la tecnología es pura bazofia.
    Como todo en esta vida tiene su ventajas e inconvenientes.
    Dependiendo del uso que cada uno estime oportuno.
    Tenemos información a nuestra disposición 24 h en cualquier lugar, eso a mi parecer es un lujo ( que países como China no tienen).
    La tecnología ha hecho posible un avance estratosférico en cuanto a medicina, investigación y desarrollo.
    Ha conseguido unir a familias enteras o amigos repartidos por los lugares más remotos del mundo, a tener un pequeño contacto sin tener que esperar horas para una conferencia, días para leer unas letras o ver una imagen.
    Es posible evadirte un instante escuchando algo de música o detenerte a leer un buen libro con tan solo unos gramos de peso en la mano.
    Está claro que no es lo mismo un libro de papel con su fino tacto y su intenso aroma a papel, pero es una delicia poder leer en cualquier momento sin tener que llevar un libraco de 2000 paginas encima, NO ME LO PUEDES NEGAR.
    La información que fluye es...la que cada uno desea...y gracias a ella tú tienes aquí un pequeño rincón donde deleitar a tus lectores con aquellos pensamientos que de otra manera...no podrías hacer llegar, porque ¿para que molestarse en escribir si no quieres comunicarte a través de estos medios tecnológicos ?.

    ResponderEliminar