viernes, 23 de enero de 2015

Semana Santa en Vélez-Málaga

Una reflexión sobre mi pueblo: Las cofradías son como los equipos de fútbol; en los bares y centros públicos se cuelgan escudos de clubes y, justo al lado, la fotografía de una vírgen o un cristo. Cuando se trata de ser protagonistas o de alcanzar la "hegemonia del poder", existe una clara competición entre ellas, por encontrar subvenciones públicas y ayudas del ayuntamiento, miles y miles de euros que irán destinados a adornar la imagen a base de artilugios litúrgicos fabricados en oro y plata. 

Pero esto no fue así desde siempre. En los años 80 las cofradías tenían que robar flores de las fincas ajenas para poder decorar los tronos, o rifar motocicletas con los números trucados. Fue a principio de los 90, debido al auge económico, cuando las cofradías comenzaron a recibir suculentas ayudas del ayuntamiento, iniciándose la larga cadena de favores; la simbiosis entre ayuntamiento y cofradías es tal que, incluso hoy en día hay innumerables políticos que, al principio, empezaron como hermanos mayores y acabaron , má tarde, con un escaño en el Consistorio.

La complicidad entre hermandades e instituciones supra-municipales también está a la orden del día; la Junta de Andalucía ha otorgado y sigue otorgando subvenciones para restaurar tronos, presupuestos exhorbitantes para escuelas-talleres destinados a la manufacturación de textiles carísimos, catalogar archivos cofrades y encuadernar documentos, etc., es decir, dinero que todos pagamos y a mí, como ciudadano, nunca me preguntaron.


Mi opinión es que tanto ayuntamiento como instituciones públicas deberían de invertir no solo en la Semana Santa, que en el caso de Vélez, se ha convertido en una prioridad, sino también en otras áreas culturales; existen actividades igualmente enriquecedoras para la ciudadanía; 

pero supongo que el problema de Vélez subyace en la cultura religiosa profundamente arraigada, en la tradición sórdida y en la reacción social de una conciencia cerrada y anticuada.

2 comentarios:

  1. Preferiría que l@s estudiantes que no pueden pagarse sus estudios, se les becara, en vez de "becar" tanto santo y virgen!! Que sigan haciendo las rifas, o las tómbolas, o que lo pague el Vaticano, que ya bastante subvenciones reciben todos los años la Iglesia Católica en España, de los contribuyentes con sus declaraciones de Renta. Amén.

    ResponderEliminar
  2. Más claro, el Agua.
    vuestro dios no existe!!!

    ResponderEliminar